Las 10 reglas (parte dos) - Masaje Sensual Barcelona

Usuarios registrados: 148 - Usuarios online: 8

ARTÍCULOS

Las 10 reglas (parte dos)

Hueveo - 04/09/19 - Autor: redacción -


Tras haber visto las diez cosas que un amante de los masajes nunca debería hacer al cruzar el umbral de un centro de masajes (o visitar a una particular), te presentamos algunos aspectos que una buena masajista debe evitar ;-).


1. Masajista Gollum: Contesta al teléfono (o da la bienvenida a un cliente) con un incómodo: "ammooor, tesssoro, cariñeteeeee ...". ¿Tessssoro? ¿Qué soy? ¿Un anillo poderoso?, ¿Ammoooor? ¿A caso he llamado a un centro de masajes o un teléfono erótico?
 

2. Masajista bocazas: Se empeña en dar informaciones telefónicas demasiado detalladas. "Te llevo al paraíso con el cohete soviético Sputnik 14”. No solo denota falta de elegancia y es arriesgado, ya que no sabes quién está al otro lado del teléfono, sino que también elimina ese mínimo de incógnita y espíritu de descubrimiento. Es genial coquetear, guiñar un ojo, hacerse los atractivos a través del teléfono…otra cosa es soltar la lista de precios de la casa.
 

3. Masajista velocista: Parece Usain Bolt queriendo bati un record: “Te doy un buen masaje de 20 minutos sin prisas". Hostia, ¿En 20 minutos sin prisa? Eso hay que verlo. No, chicas, lo que buscan los clientes no es un servicio rápido, sino un tiempo bien invertido: ese tiempo que el frenesí diario les niega.
 

4. Masajista perroflauta: "Querido, no he podido ducharme por la cantidad de clientes que he tenido hoy". Dios mío, ¿Estás de coña no? Si es inaceptable que un cliente no se lave, por parte de una masajista es aún peor. Máxima higiene, máxima limpieza, máximo respeto.
 

5. Masajista solterona: “He escuchado que el niño de Pamela no se parece demasiado al padre, ¿Sabes a lo que me refiero?". No podemos quejarnos de las compañeras, de los clientes, de la mala leche de la gente, si las primeras chismosas amargadas sois vosotras. Las mentiras, como una bola de nieve lanzada en pendiente, aunque nazcan pequeñas van creciendo y pueden hacer mucho daño.
 

6. Masajista comercial: “¿Quieres darte un baño? ¿Quieres otros 30 minutos más? ¿Quieres que te cante una canción?” Tiene más extras que un coche de lujo. Si se ha acordado un tratamiento, no nos preocupen con las solicitudes continuas de actualizaciones, especialmente en los momentos más importantes. Puede ocurrir que la situación lo empuje a proponer una variación, pero debes tener la sensibilidad en el cómo y cuándo. Recuerda siempre que la cosa más valiosa (que hará que esa hora pase rápidamente, que hará feliz al cliente y lo hará volver) es la magia del momento y cualquier elemento externo puede desintegrarlo en un segundo.
 

7. Masajista llorona: "Hoy, poco trabajo, ¿Puedes escribirme una buena reseña?” Si es cierto que algunos usuarios ofrecen reseñas a cambio de masajes, ¿Será cierto que incluso algunas masajistas piden reseñas a cambio de masajes? No está mal un breve recordatorio una vez que la conversación y el momento fluye, pero sin pasarse.
 

8. Masajista histérica: "¡Ahhhhh hace casi 12 minutos que nadie llama! Tal vez sea mejor si cambio de trabajo… “ Es un trabajo difícil, lo sabemos. Pasas muchas horas sin hacer nada y vives esperando que suene el teléfono. Pero mantén el equilibrio, no te emociones si un día sale bien y no te deprimes si otro es un asco. Emplea tu tiempo libre para superarte.
 

9. Masajista “la princesa y el guisante”: "Soy la más guay, doy masajes mejores que los del entrenador del Barça a Leo Messi.". ¡Buah qué arrogancia! Tal vez habría que darse un baño de humildad, porque el riesgo de ser ridículo siempre está a la vuelta de la esquina. Escuchando algunas conversaciones, son todas las mejores, todas de alto nivel, “ninguna se mezclan con las demás", todas "son maestras del tantra”, todas sinceras, espontáneas, directas y, sobre todo, sospechosas. En definitiva, un mundo de Santas. Amén.
 

10. Masajista de (des)confianza: “Tesssoro (sí, de vez en cuando también se convierte en masajista Gollum), lamento que hayas reservado desde hace 5 días, pero estoy ocupada terminando las uñas de mi chihuahua. Vuelve en 20 minutos ". Si coge una cita y se enfada porque el cliente llega tarde, de la misma forma debe cumplir los compromisos asumidos (no solo con los clientes, sino también con los proveedores: si reserva un espacio publicitario no desaparezca, no cancele después de media ahora desde el lanzamiento en línea o no cancelar el acuerdo después de 12 horas porque Saturno ha entrado en la segunda casa y habrá lluvia de langostas).

 

En resumen, una buena relación con el cliente es una carretera de doble sentido, hay que cuidar los detalles no solo durante el masaje, si no también antes y después.

OTROS ARTÍCULOS EN LOS QUE PUEDE INTERESARSE